QUIENES SOMOS

Somos una empresa familiar que se dedica a prestar servicios en todo lo que se refiere a la comercialización de haciendas y campos, con la mira puesta en los productores de nuestro país, particularmente en los de la zona de Corrientes y Entre Ríos, buscando con dedicación exclusiva las mejores alternativas de negocios, trabajando con seriedad y responsabilidad y cumpliendo en tiempo y forma con nuestros clientes y proveedores.

En esta página WEB, volcamos información periódica inherente a nuestra actividad específica ofreciendo nuestros servicios a todos aquellos que los necesiten.

De Horacio (Padre):

"Soy una persona que ha dedicado su vida al campo en las distintas actividades que el mismo ofrece. Me inicié en el año 1965 como comprador de lanas de la firma Hart S. A., por entonces la mayor firma exportadora del país. Como tal, recorrí revisando majadas las Provincias de Buenos Aires y Santa Cruz teniendo a mi cargo durante cinco años (1967/1972) la gerencia de la Sucursal Río Gallegos. En el año 1972 me hice cargo del Establecimiento “San Claudio” en Coronel Pringles (Bs. As.) - explotación eminentemente ganadera especializada en la cría de animales finos de las razas Aberdeen Angus y Corriedale - adonde viví durante veintidós años administrando los campos de la familia.

Como cabañero recorrí con toros y carneros las Provincias de Buenos Aires, Río Negro, La Pampa, Salta, Jujuy, Mendoza, Entre Ríos y Corrientes, fascinándome estas dos últimas por su gente, su clima, su tipo de campos y su preeminencia ganadera..

En el año 1991, al abrazar nuestro país de la mano de Menem/Cavallo la apertura económica y la doctrina capitalista liberal que siempre apoyé como empresario, llegué a la conclusión de que la dimensión de San Claudio no nos iba a dar en el futuro, a mí y a mi familia, la posibilidad de vivir con dignidad y dar estudios terciarios a nuestros ocho hijos. Por tal motivo, tomamos junto a Lucila, mi mujer, la difícil decisión de vender la estancia y radicarnos en algún lugar que nos permitiera seguir criando a los chicos y nos diera la posibilidad de continuar en la actividad agropecuaria. Así fue que, como digo más arriba, influenciado por la fascinación que me inspiraron siempre los campos del norte de Entre Ríos y los de Corrientes, elegimos venir a vivir a Concordia, ciudad no demasiado lejos de Buenos Aires - en donde completarían sus estudios nuestros hijos mayores - y de la mano de su infraestructura y buenos colegios, nos permitiera continuar con la educación de los menores. Mucho tuvo que ver en mi elección, la profunda admiración que sentí desde que la conocí, en el año 1980, por la firma consignataria Ildarraz S.A., con la que a los pocos meses de vivir aquí comencé a colaborar a cargo del departamento Inmobiliario (venta de campos) y en la administración de estancias, a la que mucho tengo que agradecer por haberme iniciado en la actividad inmobiliaria.

En la actualidad, trabajo en la venta de campos con la colaboración de un grupo de profesionales asociados distribuidos en distintos puntos del país, con los que intercambio información y negocios.

En marzo del 2005 abrimos junto a mi hijo Horacio quien es Licenciado en Administración Agraria (recibido en la UBA), una Casa Consignataria en la ciudad de Curuzú Cuatia (Ctes), dedicada a la comercialización de haciendas y campos, a la que un año más tarde se sumaría otro hijo, Guillermo, (recibido de Martillero Público en la Universidad de Santa Fe) y en 2012 llegaría el último de mis varones y mellizo del anterior, Enrique, recién recibido entonces de Licenciado en Administración de Empresas en la Universidad de El Salvador (Bs. As.), para hacerse cargo de gerenciar la parte administrativo-financiera. Nuestra empresa comparte con amplitud negocios con todas aquéllas firmas que a nuestro entender, acreditan transparencia, seriedad y solvencia.

Lo hecho hasta ahora nos llena de orgullo y nos compromete para el futuro, ampliando nuestras ansias de servir y continuar realizándonos dentro del ámbito agropecuario.